El polietileno de baja densidad es un polímero de la familia de los polímeros olefínicos, como el polipropileno y los polietilenos. Es un polímero termoplástico conformado por unidades repetitivas de etileno. Se designa como LDPE (por sus siglas en inglés, Low Density Polyethylene) o PEBD, polietileno de baja densidad.

Características del polietileno de baja densidad

El polietileno de baja densidad es un polímero que se caracteriza por:

  1. Buena resistencia térmica y química. Puede soportar temperaturas de 80 °C de forma continua y 95 °C durante un corto período de tiempo.
  2. Buena resistencia al impacto.
  3. Es de color lechoso, puede llegar a ser trasparente dependiendo de su espesor.
  4. Muy buena procesabilidad, es decir, se puede procesar por los métodos de conformado empleados para los termoplásticos, como inyección y extrusión.
  5. Es más flexible que el polietileno de alta densidad.
  6. Presenta dificultades para imprimir, pintar o pegar sobre él.
  7. Densidad en el entorno de 0.910 – 0.940 g/cm3.

Aplicaciones

Algunas de sus aplicaciones son:

  • Sacos y bolsas plásticas.
  • Film para invernaderos y otros usos agrícolas.
  • Juguetes.
  • Objetos de menaje, como vasos, platos, cubiertos…
  • Botellas
  • Base para pañales
  • Tubos y tuberías
  • Stretch film
  • Envases para alimentos
  • Detergentes y químicos
  • Mangueras
  • Conexiones
  • Artículos para el hogar (bandejas, botes de basura, cubetas, platos, macetas)